Categorías
BÁSICO

¿Lo mío es tuyo y lo tuyo es mío?

3 Métodos de Administración Financiera entre Parejas

“No sé cuánto dinero tenemos, mi esposo y yo no platicamos de finanzas”, “Me acabo de divorciar, no tengo nada de ahorros y no sé qué hacer para salir adelante económicamente”, “Me quiero divorciar pero no puedo porque no tengo dinero propio y no puedo quedarme sin dinero”. 

¿Se te hacen familiares o has escuchado alguna de estas frases antes? Yo sí, varias veces. En una sociedad como la nuestra, hablar de las finanzas con tu pareja no se acostumbra mucho, pero eso no quiere decir que esté bien y el no llevar una buena administración financiera en la cual tú estés involucrada, te puede dejar en una situación poco deseable en el futuro. 

En términos de ingresos, las desigualdades entre hombres y mujeres se traducen en diferencias de poder dentro del matrimonio. Como consecuencia a esta mayor dependencia financiera, las mujeres somos menos propensas a dejar un matrimonio disfuncional que los hombres. Aún cuando el matrimonio es funcional, a cambio de obtener seguridad económica a través de nuestra pareja, muchas mujeres nos responsabilizamos de los quehaceres menos deseables del hogar, dejamos las decisiones financieras a nuestra pareja y ponemos nuestra carrera en segundo plano.

La diferencia entre la propiedad sobre el patrimonio y control sobre él 

Una cosa es tener propiedad sobre el patrimonio y otra es tener “control” sobre él. Tener control involucra ser parte de las decisiones sobre las finanzas del hogar, como por ejemplo sobre cómo se gasta o ahorra el dinero. Es muy importante para las mujeres tener nuestro propio patrimonio, pero no hay que olvidar la importancia de tener también control sobre el patrimonio del familiar. 

Quiero dejarte 3 métodos de cómo administrar las finanzas con tu pareja, te será muy útil si estás por casarte, te acabas de casar o si quieres cambiar la forma en la que manejan las finanzas actualmente. 

MÉTODO 1: Co-participación completa 

En este método las mujeres tienen la misma voz y rol que su pareja en el manejo del patrimonio familiar. Sin embargo, hay algunas consideraciones de este método: 

  • Para que funcione, ambas personas necesitan tener objetivos financieros similares así como hábitos de gasto y ahorro del dinero, pues de lo contrario este método podría generar mayor conflicto. 
  • Ambos deben ver tus recursos y los de él como colectivos (es decir “lo tuyo y lo mio es de los dos”) lo cual puede ser difícil en casos cuando al momento de iniciar el matrimonio, la diferencia de recursos entre uno y otro es muy grande o si uno gana mucho más que el otro. También es difícil cuando es el segundo matrimonio de una o ambas personas pues traen las responsabilidades y/o división de recursos con la familia anterior (por ejemplo, si uno tiene hijos del matrimonio anterior, parte de sus recursos se iría al crecimiento de sus hijos y es entendible que dicha persona no quiera que los recursos destinados a sus hijos sean parte del manejo de recursos en co-participación del nuevo matrimonio). 

MÉTODO 2: Especialización voluntaria 

En este esquema, los recursos son percibidos como colectivos. Sin embargo, una persona toma la responsabilidad principal de manejar las finanzas del hogar. La pareja decide quien es la persona que va a tomar dicha responsabilidad y generalmente es la que conoce más o a la que le gusta más el tema de la administración financiera. 

Algunas desventajas de este método son: 

  • Si una persona tiene control absoluto, puede llegar a ocultar activos de su pareja u ocultar problemas financieros. 
  • En promedio, las mujeres vivimos más que los hombres y solemos casarnos con hombres mayores que nosotras, por lo que es probable que vivamos más que nuestros esposo. Sea este el caso o aquel de un divorcio, si hemos decidido estar en la ignorancia de lo que pasa en las finanzas familiares o si nunca obtuvimos el conocimiento / educación, estaremos en una desventaja cuando tengamos que manejar las finanzas en caso de que el matrimonio termine ya sea por muerte o divorcio. Si tomas este método y deciden que sea tu esposo el que tome la responsabilidad, por favor mantente informada y actualizada para que puedas manejar los activos y salir adelante ante cualquier problema. 

MÉTODO 3: Separación voluntaria 

Este método consiste en armar 3 “canastas”: “El”, “Ella”, “La nuestra”, en donde cada quien maneja su dinero por separado y hacen aportaciones a una caja comunal, de cual salen los recursos para pagar gastos comunes. Es un buen método pero hay un problema cuando los dos aportan la misma cantidad pero su ingreso es diferente, pues la persona con menos ingreso, terminaría teniendo menos dinero disponible en su “canasta”. Una manera de solucionarlo es que cada quien aporte un porcentaje de su ingreso a la canasta comunal. Éste método te da cierta independencia financiera y también reconoce la aportación de la mujer en gastos comunes. 

Cuando las mujeres tenemos nuestro propio patrimonio, somos más propensas a tener más control sobre el patrimonio familiar. Muchas veces una mujer no se da cuenta del poco poder y autoridad que tiene sobre los activos familiares hasta que el matrimonio termina. 

Como lo hemos dicho varias veces, las decisiones financieras son muy personales y sólo tú conoces la relación y comunicación que tienes con tu pareja, por lo que el método que le funcione a tu amiga no necesariamente te tiene que funcionar a ti. La idea es ir probando diferentes métodos, hacer una combinación, o crear el tuyo propio. Además, puedes ir cambiando de método conforme vayas entrando a diferentes etapas / ciclos de vida.